CONÓCETE A TI MISMO

“Conócete a ti mismo” Estas palabras escritas en el templo de Delfos constituyen una enseñanza fundamental.

Si aplicáramos esta enseñanza, nos iría mucho mejor como sociedad. El tema está en que se nos quiere aplicar el mismo molde a todos y se nos marcan unos guiones vitales determinados que a unos les van bien, pero a otros no y aquí empiezan los problemas, las frustraciones y los conflictos. No todo el mundo necesita lo mismo, ni le hacen bien las mismas cosas. No se respeta la singularidad individual y se nos educa para comportarnos según unas pautas establecidas que no tienen por qué corresponderse con nuestra esencia.

Una persona extrovertida necesita cosas diferentes a otra que es introvertida. Hay emprendedores y no emprendedores, líderes y seguidores. Unos inician, otros consolidan. Unos crean, otros organizan. Unos necesitan estructura, otros libertad. Unos necesitan notoriedad y otros privacidad. A unos les va mejor solos y a otros en pareja. Hay personas de acción y personas de ideas, creativos y no creativos, familiares y no familiares y así podríamos seguir poniendo ejemplos.

Muchos caminos llevan a conocerse a uno mismo, pero de todos las herramientas que existen quizás la más antigua, la que se aproxima con más rigor a nuestro propósito vital y la que nos puede dar una información más concreta sobre el mapa a seguir en nuestro paso por el mundo es la carta Natal, que contiene toda nuestra particularidad. Conocer esa particularidad, aceptarla y vivir de acuerdo a ella es de las mejores cosas que puedes hacer por ti y por tu entorno.

CREATIVIDAD

“La creatividad, denominada también ingenio, inventiva, pensamiento original, imaginación constructiva, pensamiento divergente o pensamiento creativo, es la generación de nuevas ideas o conceptos, o de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales”.

Seguramente se están despertando en muchos de vosotros las ganas de crear y esto es así porque todos somos creativos y creadores.

Animaros pues a crear, pues la creatividad es parte de nuestra esencia aunque durante mucho tiempo lo hayamos olvidado o nos lo hayan hecho olvidar. Pintar, componer, escribir, esculpir, bordar, fotografiar… cualquier proceso creativo os acerca a vuestra verdadera naturaleza.

Os recomiendo esta charla de la autora Elizabeth Gilbert en la que habla sobre el genio de la creatividad.

EL SALTO

Notamos en nuestro mundo y en nuestras vidas las turbulencias de este naufragio en el que nos encontramos inmersos. Cambian las estructuras económicas, políticas, sociales y personales. La Humanidad desconcertada está perdiendo el rumbo.
Pero tenemos una brújula, cuando ya no sabemos donde está el norte, ni el sur, ni el este ni el oeste. Hay una estrella que nos guía. Apartaos de toda lógica y seguid a vuestro corazón para capear esta tormenta que nos lleva a un despertar espiritual.
En este vaivén de energías ¿ Y si dejamos de oponer resistencia y confiamos en que la nave nos llevará a buen puerto?.
Conservad la imagen de aquellos aventureros a la conquista de Nuevas Mundos. ¿Qué debían sentir cuando tocaban tierra?
¿ Y si estuviéramos volviendo a Casa?.
Quizás los cambios en nuestras vidas y en el mundo sean necesarios, pero soltar amarras sigue siendo un acto de fe.
De las acepciones de lo que es un acto de fe me quedo con las siguientes:
• Creencia en algo sin necesidad de que haya sido confirmado por la experiencia o la razón, o demostrado por la ciencia.
• Confianza en el éxito de algo o alguien.
• Promesa.

Para ilustrar lo que es un acto de fe os recomiendo que veáis esta escena. Es preciosa e ilustra el poder de una creencia. Observad cómo para saltar Indiana Jones, pone su mano en el corazón.

El corazón tiene razones que la razón no entiende.

CARPE DIEM

Carminum I, 11 («Carpe diem»)
Poema
Horacio

No pretendas saber, pues no está permitido,
el fin que a mí y a ti, Leucónoe,
nos tienen asignados los dioses,
ni consultes los números Babilónicos.
Mejor será aceptar lo que venga,
ya sean muchos los inviernos que Júpiter
te conceda, o sea éste el último,
el que ahora hace que el mar Tirreno
rompa contra los opuestos cantiles.
No seas loca, filtra tus vinos
y adapta al breve espacio de tu vida
una esperanza larga.
Mientras hablamos, huye el tiempo envidioso.
Vive el día de hoy. Captúralo.
No fíes del incierto mañana.

Carpe Diem es la expresión latina para uno de los temas clásicos de la poesía universal: la brevedad de la vida, la belleza fugaz y la necesidad de por eso gozar del presente. La traducción literal de la frase es “aprovecha el día”. El origen de ésta se encuentra en la Oda 11 del primer libro de Odas del poeta Horacio.
Quinto Horacio Flaco (en latín Quintus Horatius Flaccus) 65 a. C. 8 a. C.), fue el principal poeta lírico y satírico en lengua latina.Los principales temas que trata en su poesía son el elogio de una vida retirada («beatus ille») y la invitación de gozar de la juventud («carpe diem»).

NEPTUNO EN PISCIS

Neptuno en Piscis, 2012-2026. Una influencia poderosa del planeta más espiritual domiciliado en su propio signo.
Tanto Neptuno como Piscis nos transmiten la idea de que todo está conectado y de que todos venimos del mismo lugar.

Escena de la película” el Piano” de Jane Campion. Una de mis películas favoritas, con una excelente banda sonora.
Una escena ilustrativa de Neptuno en Piscis: comunión con la música,con la naturaleza, con los sentimientos y con todo aquello que no se puede poner en palabras.

SPLEEN

La palabra spleen tiene su origen en el griego splēn. En inglés denota al bazo.

En francés, spleen representa el estado de melancolía sin causa definida o de angustia vital de una persona. Fue popularizado por el poeta Charles-Pierre Baudelaire (1821-1867) pero había sido utilizado antes, en particular durante la literatura del Romanticismo, a inicios del Siglo XIX. La conexión entre spleen (el bazo) y la melancolía viene de la medicina griega y el concepto de los humores. Los griegos pensaban que el bazo segregaba la bilis negra por todo el cuerpo y esta sustancia se asociaba con la melancolía. Aunque hoy en día se sabe que no es así, la idea permaneció en el lenguaje.

En nuestra lengua, spleen –hispanizado “esplín”– aparece por primera vez en el léxico español en 1843 y significa: “humor tétrico que produce tedio de la vida. Es voz tomada del inglés”. En la versión del Diccionario de la Real Academia de 1970 se define más escuetamente como: “Melancolía, tedio de la vida”. Y es la que se consigna aún hoy en día.

Pero los cielos grises y las brumas suscitan distracciones crueles y el spleen designó a la vez que un ambiente meteorológico, el aburrimiento inquietante de los ingleses: el reino nebuloso del spleen. En el espacio literario del siglo XIX se pasó de un auténtico spleen londinense a un poético spleen parisino.

Baudelaire fue llamado el poeta maldito. Un poeta simbolista, muy influenciado como todos los simbolistas por el primer tránsito de Neptuno en Piscis ( 1848-1862 ). Ahora que releo las Flores del Mal, influenciada como estoy con el segundo tránsito de Neptuno en Piscis ( 2012-2026 ), que de hecho es un tránsito largo que nos afecta a todos, qué bien entiendo el spleen. Baudelaire estaba atravesado por el spleen.La humanidad evoluciona en una espiral cíclica ascendente. Y en cada época se viven los tránsitos de una manera.150 años después de su descubrimento, el reino nebuloso de Neptuno en Piscis volverá a expresarse de diferentes maneras.Para los simbolistas, el mundo era un misterio por descifrar, y el poeta debía para ello trazar las correspondencias ocultas que unen los objetos sensibles.

Para aumentar nuestra sensibilidad hasta el extremo e interesarnos en el profundo misterio de la vida y en todas las cuestiones metafísicas y espirituales, este segundo tránsito de Neptuno en Piscis es un momento clave en la historia.

Con la publicación en 1857 de las Flores del Mal, Baudelaire fue acusado de ” ultraje a la moral pública”. Es una obra demasiado intensa en su conjunto, pero tiene poemas delicados como este:

EL PAISAJE

Quiero, para escribir castamente mis églogas,
Dormir cerca del cielo, cual suelen los astrólogos,
Y escuchar entre sueños, vecino a las campanas,
Sus cánticos solemnes que propalan los vientos.
El mentón en las manos, desde mi alta buhardilla,
Observaré el taller que parlotea y canta;
Las chimeneas, las torres, esos urbanos mástiles,
Y los cielos que invitan a soñar con lo eterno.

Es dulce ver surgir, a través de la bruma,
La estrella en el azul, la luz en la ventana,
Los ríos del carbón que se elevan al cielo
Y la luna que vierte sus pálidos hechizos.
Veré las primaveras, los veranos, los otoños,
Y al llegar el invierno de monótonas nieves,
Cerraré por doquiera postigos y mamparas,
Para alzar en la noche mis feéricos palacios.
Entonces soñaré horizonte azules,
Jardines, surtidores llorando en alabastros,
Con besos y con pájaros que cantan noche y día,
Y todo lo que tiene de infantil el idilio.
El Motín, que golpea en vano mis cristales,
No hará que se levante mi frente del pupitre;
Pues estaré sumido en la inmensa delicia
De evocar a capricho la propia Primavera,
De extraer de mi pecho un sol, y de crear
con ardientes ideas una atmósfera tibia.

( Charles Baudelaire )

URANO

Cuando llegamos a los 40 – 42 años tenemos a Urano en oposición a nuestro Urano natal. Es lo que se conoce como la“ crisis de los 40 “.
El paso inexorable del tiempo se hace más evidente y es bastante habitual que Urano nos invite a la liberación de las cadenas. Nos muestra la puerta de la revolución personal que permita descubrir lo original y único que hay en nosotros .
Todas las estructuras vitales construidas bajo el efecto de Saturno tras años y años de responsabilidades, paciencia y trabajo saltan por los aires cuando la influencia de Urano -el primero de los planetas transpersonales- irrumpe como un chispazo en nuestras vidas. Es una llamada a desarrollar nuestro individualismo y descubrir quiénes somos y qué queremos. Si has construido tu vida según el ordenado mundo de Saturno y estás conforme y realizado, el tránsito no será tan duro. En cambio, si has sacrificado muchos de tus deseos y tus sueños por complacer a otro/s, por miedo o por comodidad, Urano llegará a tu vida como una revolución imparable. Si la vida te quiere en otro sitio y no te has enterado Urano va a venir para “ rescatarte” y lo va a hacer con su peculiar estilo, irrumpiendo como un rayo cegador que cae del cielo, dándote un buen susto y poniendo tu vida del revés. Pero al mismo tiempo, introduce en tu mundo un destello intuitivo, que saca a la luz nuestro lado más innovador, genuino y creativo.
Urano también empuja a revisar las relaciones, puesto que aunque representa la individualidad, tiene un claro sentido social, por lo que es importante ver cómo encajar aquello que realmente somos, participando ,al mismo tiempo, en la sociedad o aportando algo a los demás.
Cuando Urano entra en escena hay que estar preparados para la sorpresa y lo imprevisible. Urano quiere cambio, innovación, libertad y originalidad.
Una vez entra en tu vida se convierte en un maestro espiritual que quiere que mires hacia el futuro, evoluciones y te transformes descubriendo y potenciando tu singularidad. Urano derriba de un plumazo los muros construidos por Saturno, y te deja expuesto ante el Cambio, sin seguridad ni garantías. Una llamada de la conciencia que abre las puertas a la novedad y que pone tu mundo patas arriba sobre todo si no te abres a su enseñanza y te empeñas en mantener el control.
Con Urano se abren las puertas a lo desconocido. Te pide que te dejes llevar.
Te deja expuesto a la incertidumbre. Pero con él también fluyen las grandes ideas, los “Eureka “ y los momentos de creatividad, emoción e intuición.Te abre a la magia y la sorpresa de la vida cambiando todos tus esquemas.
En muchas de las transformaciones súbitas y radicales en la mitad de la vida de personas de vuestro entorno es bastante probable que haya habido una fuerte influencia de Urano.

SHARE THIS:

SIENTE

Cada vez que te sientas extraviada, confusa, piensa en los árboles, recuerda su manera de crecer. Recuerda que un árbol de gran copa y pocas raíces es derribado por la primera ráfaga de viento, en tanto que un árbol con muchas raíces y poca copa a duras penas deja circular la savia. Raíces y copa han de tener la misma medida, has de estar en las cosas y sobre ellas: sólo así podrás ofrecer sombra y reparo, sólo así al llegar la estación apropiada podrás cubrirte de flores y de frutos. Y luego, cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer, no te metas en uno cualquiera al azar: siéntate y aguarda. Respira con la confiada profundidad que respiraste el día que viniste al mundo, sin permitir que nada te distraiga: aguarda y aguarda más aun. Quédate quieta, en silencio, y escucha a tu corazón. Y cuando te hable, levántate y ve donde él te lleve.

Fragmento

“Donde el corazón te lleve”. Susanna Tamaro.

BRILLAR

Cómo brillar

Tú no estás aquí para enorgullecer a tus padres.
Mamá y papá se sentirán orgullosos, o no orgullosos, y en última instancia, tú no puedes controlar sus sentimientos.
No los mantendrás permanentemente orgullosos, de cualquier manera, ni evitarás que se decepcionen cuando cambies.
A veces ellos no aprobarán, o incluso rechazarán lo que haces.
Sentirán ira, duda, miedo: se sentirán confundidos con respecto a tu camino.
Se sentirán abandonados por ti, incomprendidos, ignorados.
Te criticarán, te juzgarán. O simplemente te ignorarán.

¿Adivina qué…? Ese es su trabajo. Tú no puedes metabolizar su dolor por ellos.
Tú no estás causando su dolor, su ira o su miedo, aunque digan que así es.
Tú no eres responsable de hacer desaparecer su tristeza, independientemente de la culpa que sientas.
Tu trabajo es recorrer tu camino, con coraje, bondad e integridad.
Tú no tienes que arrastrar la línea de tu familia, ni vivir el sueño de la familia, ni predicar la religión de la familia, ni defender la lucha de la familia.
Tú tienes la libertad de salir de lo conocido, y esto no te convierte en un egoísta, sino exquisitamente en ti mismo.

Acepta que mamá y papá no siempre se sentirán orgullosos.
Ese marido, esa esposa, ese amante, ese hermano, esa hermana, ese desconocido, ese amigo no siempre apreciará tu trabajo.
Ese rabino, ese cura, ese público, esos conocidos, no siempre aprobarán cómo vives o lo que compartes.

No existes en este planeta con el propósito de complacer a los demás.
Tu intención no es lastimar a los demás, por supuesto, ni tampoco hacer a los demás permanentemente felices.
Sino expresar tu verdad, y poner en acción lo que predicas, e inspirar a través del ejemplo.
Y los demás estarán felices o no; ellos recorrerán su propio camino.

El Sol no es egoísta a la hora de brillar.
Otros podrán decir: “¡Sol, brillas demasiado, o no lo suficiente!”
Está bien, tienen la libertad de sentir de esa manera.
Cada quien tiene su propia perspectiva del Sol.
Deja que cada quien se ocupe de su propio brillo y brilla de todos modos.

No puedes hacer que los demás brillen, pero puedes brillar en ellos, seguro.

JEFF FOSTER

EL VIAJE DEL HÉROE

Que los viajeros hallen la felicidad allá donde vayan. Que logren llevar a cabo, sin esfuerzo, lo que se propusieron. Y que, cuando regresen a salvo a la orilla, puedan reencontrarse alegremente con los suyos.

Siete años en el Tíbet, película basada en un hecho real, cuenta la historia de Heinrich Harrer un alpinista que intentó ascender al monte Nanga Parbat, y en su intento fue capturado por los ingleses tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Tras una fuga y una larga travesía, llega a Lhasa capital del Tíbet donde vive el Dalai Lama, jefe espiritual de los tibetanos, que es aún un niño. Entre ambos se genera una relación que los transforma y les permite unir sus mundos.

La película, tiene como tema central el viaje de un hombre hacia el encuentro consigo mismo. Según Jung, el viaje es una poderosa imagen arquetípica, que simbólicamente nos habla del insaciable anhelo humano por la búsqueda y el encuentro propio del origen. El viaje es la búsqueda del alma humana por hallar todo aquello que le es propio: la belleza, la verdad, la inmortalidad.

“El único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos” . (Marcel Proust)