URANO EN LIBRA

 

Los planetas más lejanos en su tránsito por los signos del Zodíaco son Urano, Neptuno y Plutón. Al ser los más alejados de la Tierra, su movimiento aparente es extremadamente lento, de forma que el más rápido, Urano, tarda unos siete años en transitar solamente por un signo y 84 en dar la vuelta al Zodíaco. Neptuno tarda casi 14 en transitar cada signo y cerca de 166 años en dar la vuelta completa. Finalmente, el alejadísimo Plutón, de órbita irregular, puede llegar a tardar, en algunos casos, hasta casi 30 años en pasar por un solo signo y casi 247 en hacerlo por todo el Zodíaco. Debido a esta gran lentitud, sus efectos se aprecian mucho más en el ámbito histórico o generacional que en el plano individual.

Para ver mucho más claramente la influencia de estos planetas en el ámbito individual hay que estudiar su posición en las casas más que en los signos zodiacales, aunque al transitar por éstos marcan determinados periodos de la historia que tienen una características comunes.

Sólo en aquellas personas que tengan alguno de estos planetas ascendiendo o culminando, o formando una conjunción o en estrecho aspecto con el Sol, la Luna o el planeta regente de la carta, se podrán manifestar los efectos de estos tránsitos de modo individual y concreto y en algunas ocasiones en muy alto grado.

Urano transitó por Libra entre 1968 y 1975.

Urano en libra marca una generación que constituye un banco de pruebas en el ámbito de las relaciones. Una generación marcada por la Independencia y originalidad en las relaciones personales. Con esta posición la persona necesita la libertad y rehúye el compromiso si se siente coartada o avasallada. El innovador Urano, siempre en busca de la libertad, igualdad y fraternidad situado en el diplomático, armonioso , refinado y en permanente búsqueda del equilibrio signo de Libra busca nuevos enfoques del matrimonio y de la conducta social, enfoques donde el significado de la relación es más importante que el contrato legal que la acompaña. Urano en Libra trae también nuevos conceptos de la justicia. Probablemente lo más destacado de este período fueron las grandes transformaciones que sufrieron las relaciones sentimentales y el matrimonio, como fue el amor libre, las parejas de hecho, las uniones homosexuales y, por encima de todo, el gran aumento y generalización de los divorcios. Urano es un planeta muy independiente e individualista y en el signo de las uniones predispone a un alto grado a las separaciones y rupturas, por eso es una mala posición para esta clase de asuntos, porque favorece las crisis, rupturas y divorcios. Se trata de una generación en la que priman más los sentimientos auténticos y menos los convencionalismos y que busca una unión de almas basada en la amistad y en la más alta infinidad espiritual, mucho más que en los instintos.

Urano es un planeta de individualismo, originalidad , de despertar y de romper con las tradiciones. Es el primero de los planetas llamados trascendentales.

Hay que tener en cuenta además que a la generación Urano en Libra se le superpone la de Plutón en Libra. Plutón estuvo en el signo de Libra entre 1972 y 1984, y si Libra es el signo del equilibrio y la armonía, aquí Plutón representaría una profunda crisis de todas estas cosas, conduciendo a la destrucción o a la transformación de las uniones y vínculos.

La generación Urano en Libra y su espíritu reformador inició un camino, incierto como todos los caminos que se exploran. No sabemos en qué desembocará ese camino. Lo cierto es que las tradiciones y los convencionalismos asfixian a algunas personas y al mismo tiempo son buenas para otras. Es una generación puente que persigue el ideal de lograr un compromiso potenciador para ambas partes implicadas en la relación. Una unión de almas firmemente entrelazadas dándose la oportunidad y animándose unas a las otras a expresar y vivir su verdadera naturaleza. En un compromiso que se viva como una elección alegre y basada en la total honestidad, respeto y confianza. Un compromiso en el que las partes actúen como un equipo y no constituyan una losa o un límite el uno para el otro.

 

http://blogdesegundorui.blogspot.com.es/2011/03/urano-en-libra.html

VENUS EN ARIES

El signo en el que se encuentra Venus en la carta natal indica cómo nos relacionamos con los demás, cómo amamos y queremos ser amados, qué cosas nos gustan y/o valoramos.
Los signos son comportamientos innatos. El zodiaco recoge las cualidades de los arquetipos, que son los tipos psicológicos del inconsciente colectivo. Conocer los psicología de cada signo del zodiaco da acceso a la estructura psíquica de la humanidad Aries es un signo de elemento fuego, modalidad cardinal y polaridad masculina ( yang ). Representa la energía arquetípica del Guerrero. Un signo de acción, que toma la iniciativa y al que no le gusta andarse con rodeos. Los nativos de este signo son directos y por lo general sinceros, impulsivos e impacientes.
Si combinamos planeta y signo, con Venus en Aries encontraremos personas que manifiestan sus afectos de forma directa. Con el coraje, la confianza y el impulso de conquistar aquello que se quiere. Apasionados y demostrativos de sus sentimientos.
Esta escena podría ser un ejemplo de comportamiento de alguien con Venus en Aries.

REVOLUCIÓN SOLAR

La Revolución Solar es una de las consultas más frecuentes en astrología debido a que se trata de una orientación práctica que analiza área por área la vida, desde los temas personales hasta los económicos o de salud y trabajo durante el año que transcurre a partir de cada cumpleaños. Es muy aconsejable cuando se quiere tener una visión más amplia del momento actual.

En la vida estamos influidos por ciclos. Cada planeta tiene su ciclo. El ciclo astrológico más importante se produce cuando el Sol da una vuelta completa, lo que llamamos la Revolución Solar, que es cuando el Sol llega a la misma posición exacta que en la posición de la Carta Natal.

Se trata de un mapa del cielo del día en que la persona cumple años y nos muestra las tendencias del año.

El Sol es el planeta más significativo de la Revolución Solar. Su posición por casa va a resaltar que área de la vida va a ser donde concentremos más energía y atención durante el año.

La revolución solar es un útil mapa de ruta mediante el cual podemos analizar las condiciones generales del año y las oportunidades y áreas de conflicto o tensión que podrían presentarse en las diferentes áreas de la vida en esos 12 meses.

La revolución solar contiene claves de lo que ” te toca” vivir en un año. Es un mapa que te va a mostrar los patrones y tendencias más significativos de ese año y como lo vas a vivir psicológicamente. Hay que aclarar que no  se trata de una predicción de eventos, lo que te va a mostrar es cuál va a ser el aprendizaje fundamental en el que enfocarte. Se trata de una herramienta muy útil, puesto que cuanto mejor te sepas la lección  asignada y te alinees con ella,  más partido le sacarás el año.

La revolución solar te da una visión panorámica del año y mayor claridad si quieres una visión más amplia del momento que estás viviendo, es por eso que resulta de mucha ayuda para enfocar bien tus objetivos a medio plazo.

ENTRE SATURNO Y URANO

Saturno y Urano encarnan propiedades opuestas y tienen características fuertemente polarizadas:Saturno nos insta a permanecer igual, a corregir automáticamente cualquier influencia que conlleve un cambio, transformación o agitación.

Urano es el medio planetario que nos impulsa al cambio y actúa como el agente interno para la experimentación, el crecimiento, la evolución y la individualización.

El trabajo de Saturno es permitirte conocer tus limitaciones y fronteras, y desde este entorno de seguridad, moverte hacia adelante, sin perder nunca de vista la tierra firme y las raíces que Saturno representa.

Respetar el mensaje que nos mandan ambos planetas es importante. No debemos cruzar la línea de Urano sin tener a nuestro Saturno bien integrado porque los límites de Saturno nos protegen, nos proporcionan un sentimiento de seguridad de quienes somos y nos dan un orden. Cuando Urano irrumpe y amenaza con numerosos cambios, nuestra reacción es refugiarnos en los seguros muros de Saturno ante el temor de perder nuestra vieja estructura. Pero como la vida es evolución y un fluir y cambio constante, tarde o temprano llegará Urano para sacarnos del estancamiento y lo reconoceremos porque en el exterior se dará un suceso, muchas veces no deseado o inesperado, tal como un divorcio, un despido, una enfermedad, o un hecho traumático que nos va a forzar a adentrarnos en lo desconocido y que a la larga nos puede conducir al crecimiento.

Para adentrarse en la aventura incierta de Urano, nunca debemos descuidar a Saturno, que nos pide que mantengamos siempre los pies en la tierra . Urano, sin embargo, mira al cielo.

Saturno es el último planeta que podemos ver a simple vista. Hasta el descubrimiento de Urano en el año 1781 (seguido de Neptuno en 1846 y Plutón en 1930), Saturno era el planeta conocido más alejado, y representaba la frontera donde acababa el mundo visible. Más allá estaba lo desconocido. Esta ubicación representa la división entre el mundo consciente representado por los planetas que están más cerca del Sol, y el mundo inconsciente asociado a los planetas que están más allá de Saturno, que son Urano, Neptuno y Plutón. Es precisamente debido a esta ubicación que a Saturno se le ha llamado “el guardián del umbral”. Ese umbral se traspasa normalmente en la mitad de la vida y da muchísimo miedo hacerlo, pero tras ese umbral nos aguardan muchas sorpresas que tendremos que ir descubriendo individualmente y poco a poco hasta que el mensaje de los planetas transpersonales sea integrado por el colectivo.

Así que ambos Saturno y Urano son importantes. Siempre tened un pie en la tierra y otro en el cielo. Fijaos en el símbolo de la foto: Saturno, la cruz que apunta a la materia, hacia la tierra. Urano, la flecha que apunta al cielo.

SOL EN LEO

El león es el rey de la selva y Leo es el rey del zodíaco. Al Leo tipo le cuesta poco ser el centro de atención. Simplemente irradian luz. Muchos artistas que abarrotan escenarios son del signo de Leo. Y muchos actores también. Suelen ser estrellas puesto que brillan mucho.

Leo representa la fuerza del Sol y de la Vida.

Un buen representante del signo es Antonio Banderas, Sol en Leo conjunción Urano, ascendente Piscis, Luna en Aries: atractivo combinado de fuego ( leo ) y de agua ( piscis ), intensificado por la conjunción Venus-Plutón, que le da un potente magnetismo personal.

Aquí tenéis su carta Carta Natal.

http://www.cosmograma.com/cartas/natal.php?c=53455&p=1&id=15194

Y aquí lo tenéis bailando.

JUNG Y LA ASTROLOGÍA

La astrología representa la suma de todos los conocimientos psicológicos de la antigüedad.

Carl Gustav Jung

Médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo, figura clave en la etapa inicial del psicoanálisis, fundador de la escuela de Psicología Analítica.

Jung desarrolló los conceptos de arquetipo, inconsciente colectivo, individuación, sincronicidad, imaginación activa, introversión y extraversión.

Este autor ha sido uno de los más notables representantes del siglo XX de la recuperación de la importancia del mundo espiritual y el simbolismo para el ser humano y entendió la necesidad de atender este mundo invisible de símbolos y significados.

Jung afirma en su libro Tipos Psicológicos: La disposición individual preexiste como un factor en la niñez; es innata, y no puede ser adquirida en el transcurso de la vida.

Esta disposición innata es la que la Astrología psicológica nos ayuda a descubrir.

Jung entendió claramente que nuestra carta natal es un mapa de nuestra psique.

Correspondencia con Carl Gustav Jung con Dr. Raman ( astrólogo hindú )

Fecha 6 de septiembre 1947

El Dr: B:V: Raman, (Astrólogo hindú ) que ha viajado por Europa y los E. Unidos, ha estado en contacto con personajes importantes no sólo astrólogos sino también filósofos y científicos, por lo cual se carteaba con el psicólogo Jung y por lo cual le permitió hacer esta publicación de la correspondencia que durante varios años entre ellos aquí esta la primera carta:

Querido Prof. Raman

Ya que desea saber mi opinión acerca de la Astrología, puedo decirle que he estado interesado en esta especial actividad de la mente humana más de 30 años que la sigo estudiando, puesto que soy psicólogo estoy básicamente interesado en la luz que puede aportar la carta natal sobre ciertas complicaciones en el carácter. En los casos en que el diagnóstico psicológico es difícil, normalmente levanto la carta natal del paciente , para poseer un punto de vista adicional desde un ángulo totalmente distinto. Debo decir que muy a menudo he descubierto que los datos astrológicos me ayudaron positivamente a descubrir y dilucidar puntos que otra forma me hubieran sido imposibles de comprender.

A partir de estas experiencias he llegado a formarme la opinión de que la astrología es de fundamental importancia para un psicólogo, ya que contiene un tipo de experiencia psicológica que denominamos “proyectada” esto significa que hallamos los hechos psicológicos, por así decir, en las constelaciones, planetarias, esto dio lugar a la idea de que dichos factores derivan de las estrellas, del universo, mientras que creo que están en sincronicidad con ellas, que ilumina en forma peculiar la estructura humana de la mente humana.

Esperando que con esta respuesta haya respondido a su pregunta.

Sinceramente

Fdo. C.G. Jung

6 septiembre 1947

SATURNO

saturnoLe llaman el Maestro del tiempo, el guardián del umbral. Es un planeta frío y seco, sombrío, temido y respetado. Rodeado por un anillo su sola imagen ya nos da la idea de límites y restricciones, esfuerzo y trabajo lento y perseverante. Saturno nos marca en la Carta natal nuestro talón de Aquiles, el área vital que nos duele profundamente.

Saturno es el planeta que nos da sentido de la realidad y que nos enraiza a ella. Es el planeta que más nos enseña sobre nuestros propios límites y sobre el tiempo. También nos habla de nuestros miedos y carencias.

Lo que nos enseña Saturno no se olvida, puesto que es un aprendizaje doloroso, que va a poner nuestra paciencia y nuestra capacidad de resistencia al límite.

Saturno es el planeta regente de Capricornio. Nos va a pedir rigor, esfuerzo y mucho trabajo sostenido en el tiempo para que integremos sus lecciones, que suelen ser duras. Como maestro es severo y muy poco amable. Es una fuerza fría y casi despiadada en ocasiones. Lo que hace Saturno es que tomemos conciencia de la realidad y de nuestros límites. Nos da también mucha lucidez y sentido crítico. Cuando tenemos un tránsito fuerte de Saturno sentimos un peso casi insoportable de llevar, una gran resistencia; produce angustia y es como una pesada carga sobre nuestros hombros con la que no tenemos más remedio que encararnos y que tenemos que sobrellevar con mucha paciencia y sufrimiento.

Saturno nos quita la alegría, pero nos enseña muchas cosas y siempre resultan ser lecciones muy valiosas que quedan grabadas a fuego.

Saturno es el maestro que te pone los pies bien sujetos a la tierra. Cuando tomas conciencia de lo que quiere que aprendas, reconoces que es un maestro duro pero justo y que te ha enseñado exactamente lo que necesitas aprender para evolucionar. Te hace llorar y sufrir pero te va a enseñar tanto que al final le agradeces ese difícil tiempo de aprendizaje y puesta a prueba.

No es en vano que le llaman el Guardián del Umbral hacia los planetas transpersonales, porque realmente te prepara para poder traspasar ese umbral con garantías. Cuando entiendes que el filtro de Saturno es necesario para poder dar el paso hacia el incierto abismo transpersonal de tu carta, le das las gracias por haberte entrenado y preparado para esa travesía, que te pide que tengas muy en cuenta los límites, los miedos y las carencias y puntos débiles que te ha mostrado. Saturno te deja a las puertas del tránsito hacia Urano y para ese viaje se necesita tener mucho sentido de la realidad , no perderla nunca de vista y anclarnos a ella fuertemente para adentrarnos en lo nuevo y desconocido, en una travesía hacia fuerzas trascendentes que va más allá de nuestro ego.